10 trucos para una manicura perfecta



A veces no tienes el suficiente tiempo para permitirte ir a un buen salón de belleza y disfrutar de unas hermosas y espectaculares uñas. Lo intentas en casa, pero no puedes lograr el mismo resultado que los profesionales, lo que a menudo puede llevar a la desesperación. Estos consejos te ayudarán a conseguir tu propósito sin grandes dificultades.

Uno de los principales problemas cuando te pintas las uñas a ti misma, por lo general, es que te sales del contorno de la superficie de la uña o que puedes pintar las cutículas sin querer. Para no volver a cometer este error, antes de agarrar la brocha del pintauñas debes primero untar un poco de vaselina en las cutículas de la uña. También es bueno elegir pintauñas con una brocha gorda, de modo que la aplicación del esmalte sobre la uña será más fácil.

Otro problema común es que la mayoría de las mujeres no tienen tiempo para esperar a que el pintauñas llegue a  secarse bien, lo que a su vez conduce a unas uñas dañadas. Puedes acelerar el proceso para que éstas se sequen más rápido metiendo las uñas en un recipiente con agua fría o secándolas con el secador en el modo frío.

Si deseas una manicura más duradera, entonces prueba este truco. Remoja las uñas durante unos segundos en vinagre de manzana destilado. El uso de pintauñas de doble capa también te ayudará a conseguir unas uñas bonitas y duraderas.

La manicura

Una de las más difíciles es la manicura francesa, ya que la línea blanca requiere una mano precisa. Para hacer frente a este problema, lo aconsejable es que envuelvas tus dedos con cinta adhesiva y dejes solo la punta donde luego aplicarás un pintauñas blanco.

Por lo general, después de haber usado un pintauñas de color brillante como rojo o azul, la placa de la uña se queda manchada, incluso después del uso del quitaesmalte. Podrás volver a tener de nuevo unas uñas brillantes y hermosas si las frotas suavemente con una pasta dental blanqueadora.

Las uñas con estampados también son difíciles de conseguir ya que las partículas brillantes pueden hacer que la superficie de la uña se vea áspera. Para evitar este problema, pon en cada uña un pequeño pedazo de algodón y que esté empapado de quitaesmaltes. Después de eso envuelve tus uñas en papel de aluminio y deja reposar durante unos diez minutos. Siempre debes limar las uñas en una sola dirección. De lo contrario correrás el riesgo de que éstas se vuelvan más quebradizas y se rompan con mayor facilidad.

Si tu esmalte de uñas favorito se ha secado y no puedes abrirlo, déjalo en remojo durante un rato en agua caliente y vuelve a intentarlo en un tiempo.

No tengas miedo de experimentar con tus uñas. Puedes intentar pintarlas en más de un color para obtener diferentes estampados. Una de las mejores combinaciones puede resultar de la mezcla de color como verde y blanco, coral y rosa, naranja y blanco al igual que de combinar el rojo y el dorado.

Comentarios

Pin It on Pinterest

Share This