6 Beneficios del Sauna y Contradicciones



El sauna es uno de los baños a vapor más antiguos que se conocen y han sido utilizados por diversas culturas alrededor del mundo. Cada uno de los integrantes de dichas culturas descubrieron sus amplias propiedades y la supieron adaptar para que nuestro cuerpo las aprovechara. Si te estás preguntando cuáles son los beneficios del sauna hoy vamos a responderte esta pregunta y, además, te daremos algunos consejos para que enfrentes esta experiencia lo mejor posible.

Beneficios del sauna en el organismo

beneficios del sauna

Al tomar un baño de sauna estarás otorgándole a tu organismo las siguientes propiedades:

    1. Ayuda a eliminar toxinas: nuestro organismo, debido a una alimentación precaria, a la poca actividad física, a los malos hábitos como el tabaco y hasta la exposición a un ambiente poco saludable, tiende a acumular toxinas que son perjudiciales para la salud. Una de las maneras más eficaces para eliminar parte de estas toxinas es por medio de la exudación; por tanto, al tomar este tipo de baño a vapor lograrás eliminarlas con gran efectividad al término que mantienes una grata charla con un compañero.
    2. Ayuda a quemar grasa: aunque de una manera poco ortodoxa, el sauna también puede ayudarte a deshacerte de esos kilos de más; la razón es que el ritmo cardíaco de nuestro cuerpo se acelera debido al entorno en donde se encuentra y, por tanto, el metabolismo de nuestro organismo se incrementa. 20 minutos de sauna en una temperatura de 80 grados puede hacernos perder hasta 500 calorías. ¡Eso sí! No debe usarse como alternativa al ejercicio regular o a una dieta balanceada; más abajo descubrirás cuánto tiempo debes dedicarle al mes para considerarlo una actividad saludable.
    3. Fortalece nuestro sistema inmune: debido a que en altas temperaturas nuestro cuerpo genera naturalmente más glóbulos blancos que son, como sabemos, los responsables de defendernos ante las enfermedades que nos atacan. Por tanto, acudir a una sesión de este tipo es ideal si te encuentras atravesando por un malestar o un resfriado común.
    4. Alivia el dolor en los músculos y en las articulaciones: debido a que, al igual que el caso anterior, el cuerpo libera naturalmente endorfinas que ayudan a calmar este tipo de incomodidades. Ya sea que sufras de artritis o que, después de una sesión en el gimnasio, tus músculos se encuentren adoloridos; el sauna te ayudará a relajarte y a recuperarte con mayor rapidez.
    5. Mejora el aspecto de nuestra piel: cuando se produce la sudoración, los poros se dilatan y permiten que las células muertas o envejecidas se eliminen promoviendo la renovación celular en las capas de la piel. Además de esto, la sudoración también permite que se elimine bacterias que interrumpen el libre flujo sanguíneo en la epidermis lo que ayuda a que luzcamos una piel tersa y saludable.
    6. Promueve el sueño: por último, una sesión a vapor de este tipo también contribuirá a que, esa noche, puedes dormir plácidamente y sin ningún tipo de dificultad. Por este motivo, este tipo de alternativa es ideal si has tenido un día estresante en la universidad o en la oficina ya que, al liberar endorfinas, se promueve a que el cuerpo sienta la necesidad de descansar.

Contradicciones de la terapia de sauna

Para complementar la información en esta materia, te traemos varios apartados tomar en cuenta para que nos mantengamos en el margen saludable de esta terapia y evitemos caer en situaciones que ponen peligro nuestra integridad física. Presta cuidados atención a lo siguiente:

  • El tiempo estimado y recomendado que una persona debe permanecer en el sauna no debe exceder los 30 minutos en una sesión. En el mismo sentido, no se deben tomar más de dos terapias a la semana para evitar caer en complicaciones.
  • El sauna está prohibido para personas con problemas cardiacos y de hipertensión pues este ocasiona que tanto el corazón como el flujo sanguíneo y arterial se aceleren. Si eres uno que padece de alguna de estas patologías, mejor evita hacer sesiones de este tipo.
  • En el mismo sentido, se recomienda a las personas que están embarazadas no tomar más de un baño de sauna al mes y que este, asimismo, no supere los 10 minutos; está comprobado que el exceso de calor en el útero puede malformar al feto en zonas como su columna vertebral.

Si se excede el tiempo máximo semanal de las sesiones, se pone en peligro la salud sexual de la persona; las altas temperaturas continuas pueden degenerar el semen de los hombres e interrumpir la ovulación en el caso de las mujeres.

Comentarios

Pin It on Pinterest

Share This