Consejos para dormir mejor



Unos pequeños ajustes en el estilo de vida pueden reducir la sensación de fatiga durante el día y ayudar a mejorar tu sueño.

¿Cuándo fue la última vez que fuiste a dar un paseo o preparaste alimentos saludables? Nuestra apretada agenda elimina la posibilidad de llevar una vida sana, pero podemos observar algunas cosas muy simples que ayudan a sentirse mejor y más enérgico al igual que permiten un verdadero descanso para el cuerpo.

Primero apaga el teléfono, el cual seguramente tienes encendido las 24 horas del día. Una nutrición adecuada también es importante para que te sientas relajado. Los efectos secundarios de los malos hábitos diarios son la pérdida de memoria, la confusión, falta de concentración, presión arterial alta, la obesidad, numerosas enfermedades del corazón y la depresión.

Los beneficios de un buen descanso por la noche, por otra parte incluyen pérdida de peso, la inmunidad a las infecciones, mejora de la memoria y de la capacidad de aprendizaje.

La dependencia de la cafeína y el azúcar es un signo que demuestra que no estás descansando adecuadamente.

Los síntomas más frecuentes son los resfriados, la constante hambre, la tristeza y la falta de apetito sexual. Muchas personas recurren a las pastillas para dormir al sentir que nada más les puede ayudar a conciliar el sueño, pero éstas tienen muchos efectos secundarios y negativos como la adición, los mareos y la constante sensación de sueño después de un día de resaca.

Come frutos secos, especialmente nueces, que te ayudarán a contraer el sueño debido a su abundancia en proteínas, potasio y selenio. La espinaca es rica en calcio y también puede ayudar al cuerpo a producir la melatonina. Otros buenos alimentos son los garbanzos, los camarones y el marisco. Añade ensaladas a tu cena ya que relajan el cerebro.

Frutos secos para dormir mejor

Tu cuerpo necesita vitamina B6 para producir la melatonina y la serotonina, lo que te ayuda a conciliar el sueño. Los alimentos ricos en vitamina B6 son los pescados como el atún, el mero, el salmón y los frutos secos como el pistacho. Algunos alimentos con un índice glucémico alto como el pan y la pasta pueden igualmente inducir el sueño.

El té de manzanilla contiene glicina, que relaja los nervios y los músculos y puede actuar como un sedante suave. Olvídate de tomar café después de las 14:00 horas.

Algunas personas creen que el alcohol ayuda a dormir, pero esto no es así ya que éste impide que el cuerpo pueda descansar bien y al día siguiente te sentirás más cansado de lo normal.

Apaga la televisión, el ordenador y el móvil al menos una hora antes de acostarte ya que la luz de los aparatos eléctricos estimula el cerebro.

Comienza a descansar 30 minutos antes de la hora de dormir, escucha música relajante y no hagas nada que pueda alterarte.

Trata de obtener la misma cantidad de horas de sueño todos los días, incluso los fines de semana. Esto permite que tu cuerpo se acostumbre a descansar el mismo tiempo.

Toma un baño caliente. El sueño por lo general aumenta con la temperatura. Si ésta se eleva artificialmente y luego vuelves a una habitación más fresca, te ayudará a que el cuerpo sea más receptivo a cambiar su temperatura.

Comentarios

Pin It on Pinterest

Share This