Dieta Del Agua Para Perder Peso Rápido



Para lograr decir adiós a los kilos que tienes de más sueles desgastar tus músculos en el gimnasio y disminuir los alimentos en cantidades que consideras solo las necesarias, así como la eliminación de los postres y la comida rápida, pero a veces, a pesar de todas estas estrategias que pones en práctica, no logras decir adiós a esa grasa con tanta facilidad. Te presentamos entonces la llamada dieta del agua para que encuentres un aliado más en el camino a la figura perfecta.

En qué consiste la dieta del agua

dieta del agua

Básicamente, esta dieta se propone perder en muy pocos días el peso que has estado acumulando a lo largo de varios años, para lo cual debes seguir al pie de la letra estas indicaciones:

  • Se recomienda el consumo de este líquido natural de 2 a 4 litros por día. Esto dispara tus reacciones diuréticas, por lo que estarás en el baño orinando con mucha frecuencia, además el aparato excretor también se verá en juego y eliminará poco a poco los lípidos que no deseas.
  • Debes beber esta cantidad de líquido en 24 horas, por lo cual lo mejor es que hagas una distribución equitativa a lo largo del día, incluso de la noche, para que no sientas una llenura desagradable por tener tanto líquido dentro de ti.

En resumidas cuentas, son estas las dos premisas principales a seguir con este plan de consumo para lograr perder de peso.

Cómo perder peso con el agua

Ahora vamos a conocer a ciencia cierta de qué manera este elemento natural te puede dar una mano en la tarea de alcanzar una figura más delgada y atlética:

  1. Acompaña tus comidas: tanto en el desayuno, almuerzo y cena, un vaso de este elemento debe ser bebido antes y después del consumo. Se ha dicho que esto reduce considerablemente el contenido calórico, de hasta casi 50 calorías menos de un copioso almuerzo, por mencionar un ejemplo. Esto además te va a ser de ayuda en el proceso de digestión.
  2. Tómala con limón: es una de las mejores maneras para sacar provechos diuréticos del consumo en exceso de estos líquidos. Además de lograr perder esos kilos, vas a conseguir hacer una limpieza de colon, ideal cuando se trata de la pérdida de grasas de manera natural.
  3. No necesariamente agua: se trata en sí de aumentar los líquidos, en este sentido puedes tener las opciones de:
  • Beber jugos de frutas, en cuyo caso te recomendamos los de frutas cítricas como la piña, las naranjas, el kiwi, los limones, las mandarinas y la parchita.
  • Beber batidos con base en frutas y con leche completa, para complementar la pérdida de nutrientes por motivo de orinar con mucha regularidad.
  1. Infusiones calientes: puedes probar con el té de manzanilla, de menta y hierbabuena, pero beber el llamado té blanco, que en este caso hace referencia a consumir agua potable pero ligeramente tibia, en este caso puedes:
  • Beber una taza en la mañana en ayunas, para empezar el día.
  • Después de alguna comida copiosa, como en el almuerzo, en cuyo caso te ayudará a mejorar la digestión.
  • Que no falte antes de ir a la cama. Recuerda que es clave que se consuma sin un mínimo de azúcar u potro endulzante.
  1. El tiempo de duración: se recomienda que lleves a cabo esta práctica por unos 7 días, pues una semana bastará para que la pérdida sea significativa, acompaada de alimentos anos, bajos en grasas y con una rutina de actividad física moderada. Lo mejor es que después de este tiempo descanses al menos unas dos o tres semanas antes de repetir un nuevo ciclo de este plan.

Estas cinco claves te van a ayudar a que logres lo que te propones sin poner tu salud en riesgo, pero toma en cuenta también nuestra siguiente sección.

Comentarios

Pin It on Pinterest

Share This