Ejemplo de lista de la compra saludable



La compra de los alimentos es un punto vital para poder llevar una dieta saludable en familia, pero no menos es saber cómo escogerlos en los estantes de la tienda o supermercado. ¿Qué tipo de alimentos deberéis tener en la despensa para poder elaborar platos ricos, saludables y fáciles de preparar? Pues por regla general tendréis que seguir tres patrones: harinas integrales, baja concentración de azúcar y pocas grasas, teniendo un especial cuidado con las saturadas y las hidrogenadas.

Veamos un ejemplo saludable de la lista de la compra. Recordad que según vuestras necesidades o gustos puede variar, como es obvio, pero no debería hacerlo mucho.

Enlatados/Envasados

Alubias (judías), lentejas, garbanzos, fruta en su jugo, aceite de oliva virgen o virgen extra, caldo de pollo con poca sal, caldo de verduras sin aditivos y con poca sal, sardinas y atún en aceite de oliva o agua y leche de soja o desnatada de vaca, mermelada sin aditivos ni azúcar, miel, margarina (en pequeñas cantidades y no todos los días), etc.

Frescos

 Naranjas, mandarinas, limones, plátanos (ya que estamos, de Canarias), tomates, lechugas, cebollas, ajos, espinacas, coliflor, zanahorias, puerro, fresas, ciruelas pasas, melocotones, pechuga de pollo o pavo, hígado de vaca, pescado, etc.

Congelados

 Es preferible comprar los productos frescos, pero por una u otra razón no siempre se puede, así que veamos los más recomendables:

Pechugas de pollo y pavo, pan integral (los hay que venden para congelar), base integral para pizza (también se pueden hacer pizzas sanas), salmón, marisco, hamburguesas vegetales o de pollo, verduras.

Granos y cereales

Arroz integral, pasta integral, avena en hojuelas, cuscús, y para el desayuno cereales integrales sin azúcar añadido.

Postres

 Galletas de jengibre (sin conservantes, saborizantes y demás), gelatina (natural), yogures desnatados, queso fresco, etc.

Aperitivos

 Uno de los puntos “donde más pecamos”.

Patatas horneadas, aceitunas, pepinillos, frutos secos o palomitas de maíz sin grasa.

Bebidas

 Agua, té, café natural (no torrefacto), refrescos sin azúcar, zumos de fruta (sin azúcar y nada de concentrados o néctares), cerveza o vino (en pequeñas cantidades pueden ser saludables), etc.

En definitiva se trata de llevar un control sobre los azúcares, las grasas nocivas y los carbohidratos. Y mucho ojo con estos últimos, pues si bien es cierto que son saludables y energéticos, no menos real es que si no se quema la energía proporcionada por este alimento, se acaba convirtiendo en azúcar. Cuestión de mirar el etiquetado y de saber controlarse un poco.

Comentarios

Pin It on Pinterest

Share This